<< Volver
¿Por qué es mala idea copiar contenido en Internet?

¿Por qué es mala idea copiar contenido en Internet?

16 Febrero 2018 / Internet

Plagio: cuestiones legales

El plagio es una práctica delictiva que se comete tanto en el ámbito offline como online. En este post vamos a hablar del plagio en Internet, un delito contra la propiedad intelectual que se produce cuando se utiliza la obra y creación de un tercero (fotografías, libros, películas, obras de teatro, dibujos…) sin el consentimiento de su autor y con el fin de obtener un beneficio económico.

El plagio es una acción ilegal que trae consecuencias notorias sobre quien lo produce. El autor de una obra, cuando se percata de que su creación ha sido plagiada, está en su pleno derecho de solicitar una inspección y compensación en caso de que se confirme el delito o agravio. Las penas para quien comete un delito de plagio son igualmente aplicables en el entorno analógico y en el digital.

El derecho de autor o copyright es una de las dos categorías que protege la propiedad intelectual. Las disposiciones jurídicas sobre la propiedad intelectual están recogidas en la Ley de Propiedad Intelectual y en el artículo 270 del Código Penal. La Ley de Propiedad Intelectual regula el delito de plagio mediante la vía civil, mientras que en el artículo 270 del Código Penal se recoge la vía penal del proceso. Los casos más leves se resuelven con la imposición de multas o sanciones administrativas, cuya duración oscila entre 1 y 2 años, mientras que aquellos que conllevan una mayor gravedad pueden tener como consecuencia penas de prisión que van desde los 6 meses hasta los 4 años.

Imagen de una persona con una tablet y un ordenador al fondo.

¿Cómo penaliza el plagio o la copia de contenidos el posicionamiento en Internet?

En la actualidad, Internet se ha convertido en un campo de batalla en la lucha contra el plagio de obras y contenidos. Los profesionales que trabajan en el sector digital, así como los usuarios de Internet, cuentan a día de hoy con avances y opciones para blindarse de la práctica del plagio en la red.

Dentro de los CMS o sistemas de gestión de contenidos existen plugins y funcionalidades que impiden la copia y extracción de textos e imágenes de un determinado sitio web para su publicación en otra plataforma. Estos sites se protegen del plagio en Internet capando, al menos parcialmente, el acceso a los contenidos de páginas webs, blogs, microsites o e-commerce.

Google, el buscador con más usuarios del mundo, ha introducido durante años nuevas implementaciones y novedades para acabar con el plagio de obras, creaciones y contenidos en Internet. Google Panda, la versión de su algoritmo presentada en 2011, ha sido uno de los cambios más significativos en el análisis y la posición de resultados del buscador. De esta forma, Google solo acepta aquellos contenidos originales y que aportan valor a la red y al usuario. Todo aquel contenido que denote indicios de haber sido plagiado sufrirá una penalización por parte del buscador, que se materializará en el posicionamiento del sitio web en Google. Algunos de los detalles que más premia Google Panda son la frecuente actualización de los sites y el uso y la variedad de formatos en los contenidos y publicaciones.

Sin embargo, uno de los problemas a los que se enfrentan los usuarios o profesionales que han sido víctimas de un delito de plagio, es que en ocasiones el contenido copiado y duplicado posiciona mejor que el original a nivel de SEO o posicionamiento orgánico. El algoritmo de Google trata de establecer cuál es aquel enlace que puede generar más valor y despertar más interés en el usuario, y en función de dicha selección posiciona aquel que valora como más atractivo. Como no quiere saturar la primera página de Google con contenidos idénticos, la elección de un site conlleva discriminar e invisibilizar a los otros, vetando su presencia en la primera página del buscador.

Imagen de una mujer utilizando un ordenador porttil.

Aun así, no debemos entender como plagio o contenido duplicado solo a aquellos contenidos idénticos o estrictamente similares que aparecen en distintas páginas web. También puede darse el caso de que un contenido se considere duplicado en un mismo sitio web, a causa del despiste o desconocimiento del que realiza esta práctica de forma errónea.

Una de las acciones en Internet más perseguidas y penadas en la actualidad por los buscadores es el Black Hat SEO o SEO negativo. Esta técnica poco ética tiene como finalidad mejorar el posicionamiento orgánico de páginas y sitios web mediante acciones que contradicen el algoritmo y las normas de Google. El spinning o content spinning es una de las prácticas que se llevan a cabo en el Black Hat SEO, que consiste en parafrasear contenidos ya existentes, reescribirlos de manera que parezcan textos únicos y originales. Los contenidos se extraen de textos creados anteriormente, tratando de hacerlos pasar por contenido propio y original.

Las claves para no cometer este tipo de delitos o prácticas ilegales en Internet pasan por la ética y la alfabetización digital. No es nada recomendable hacer “trampas” o intentar engañar a buscadores y algoritmos cada vez más humanos e inteligentes.

Comparte esta noticia

Quizás también te puede interesar...

¡Solicita información ahora!

Si aún tienes dudas llámanos, y uno de nuestros expertos te atenderá sin ningún tipo de compromiso.

Llámanos gratis al
900 831 227

O envíanos un mensaje

Cerrar X
×

Esta web utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Consulte nuestra política de cookies.